martes, 8 de enero de 2013

Mercenario


Soy mercenario de sueños e ilusiones que con el tiempo se convierten en simple pólvora mojada, poco a poco voy dejando pedacitos de mi alma en corazones cálidos e inestables,
sin importarme ceder vida a cambio de muerte.

Podría equivocarme millones de veces y seguiría haciéndolo, es una de esas piedras en las que no te importa tropezar, es todo lo que me queda de las cosas en las que solía creer, y puede que algún día involuntariamente ya no tenga fuerzas ni fe para seguir creyendo en eso, puede que algún día deje de repartir mi energía espiritual para llenar otras almas de ella... 


Puede que algún día se desmoronen los cimientos de mis razones; que camine entre esos escombros tropezando con multitud de piedras, solo, cuesta abajo. Pero siempre subiré, enderezaré mis deseos, me adaptaré al terreno hasta hacerlo llano y seguiré mi camino, regenerándome, resurgiendo como el fénix resurge de sus cenizas, y la verdad es que no me importa el sacrificio.


Supongo que a veces no hay suficientes piedras...