miércoles, 20 de febrero de 2013

Volar libres


Corría una noche cualquiera de 1937, en Guernica (País Vasco), un nido de gorriones se alzaba en la cima del roble sagrado. Le preguntó el pequeño gorrión a su madre: -¿Por qué los seres humanos no pueden volar alto como nosotros? Vivirían mas libres y felices-. a lo que ésta contestó: -Hijo mío ellos no tienen alas, pero inventaron los aviones para poder volar de un sitio a otro-. El pajarito entonces confundido preguntó: -¿Y por qué algunos seres humanos usan esos aviones en guerras crueles para quitarle la felicidad y la libertad a otros que ni siquiera han visto en sus vidas?-. La madre sonrió y le respondió: -Hijo mio, ellos nunca serán libres y felices como nosotros, porque ansían ser dueños de todo lo que les rodea, por ese pensamiento tan ambicioso son capaces de  matar, se niegan a conformarse con un pequeño nido donde poder dormir-. El pajarito enseguida lo entendió y se fue a dormir tranquilo y feliz pensando en la suerte que tenían de estar al margen de todo ese odio ilógico e inmoral. A las pocas horas, Guernica fue bombardeada por la aviación alemana.